Días sin ver a papá: 3554

María Luisa Niebla Yllana

  • María Luisa Yllana Gil registró a su hija como padre y madre (madre soltera) y a escondidas después de vivir con el padre de la niña durante años en unión libre, de que no le faltara nada y de recibir y hacer uso del seguro de gastos médicos mayores del padre, incluso para el nacimiento de su hija.
  • María Luisa Yllana Gil registró a su hija con su mismo nombre (María Luisa Yllana Gil) negándole el derecho a tener su propio nombre.
  • María Luisa Yllana Gil incluso aceptó que el padre se siguiera haciendo cargo económicamente de la niña mientras desconocía que la había registrado a escondidas, llegando el padre a pagar la escuela de la niña.
  • María Luisa Yllana Gil sigue negándose a aceptar que su hija tiene un padre, aunque el juez le ha ordenado en repetidas ocasiones que se realize una prueba de ADN.

María Luisa Yllana Gil está violando, entre otras leyes y disposiciones, la Convención sobre los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas, que México ha firmado como tratado y por lo tanto está violando la ley, pero aún más importante, está violando los Derechos Humanos Fundamentales de su hija:

Artículo 7

1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

Artículo 9

1. Los Estados Partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltrato o descuido por parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una decisión acerca del lugar de residencia del niño.

2. En cualquier procedimiento entablado de conformidad con el párrafo 1 del presente artículo, se ofrecerá a todas las partes interesadas la oportunidad de participar en él y de dar a conocer sus opiniones.

3. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al interés superior del niño.

Artículo 18

1. Los Estados Partes pondrán el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño. Incumbirá a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental será el interés superior del niño.

Acceso a los datos del juicio de paternidad (se requiere clave de acceso) click aquí